Saltar al contenido.

¿aún creemos que: “quien tiene la información tiene el poder”?

por años hemos aceptado esta creencia como una máxima operativa en las organizaciones, y a tal efecto, se crearon y aún hoy se observan posiciones, funciones y personas cuya razón de ser se fundamente en concentrar y manejar datos e informaciones como un mecanismo de influencia. La práctica demuestra con hechos que, a menos que sea información sobre el “core value” del quehacer empresarial (secreto industrial), la información se ha convertido en un bien de consumo tanto para clientes internos como externos, y en un dinamizador y potenciador del desempeño, basta evaluar los esfuerzos que se requieren para alinear una organización, proceso en el que el achatamiento estructural es clave.

el impacto de la nueva organización, aquella que funciona por núcleos operativos, demanda un flujo de datos tan transparente y dinámico como las necesidades de los clientes y de la nube (interacción de datos) que moviliza el mercado. Sí como facilitadores de procesos no mantenemos esfuerzos por desmontar este paradigma en el ambiente organizacional, bastaría con evaluar la presente revolución árabe y el impacto catalizador de la información para que la denominada revolución2.0 este teniendo el impacto que mantiene en conmoción a la comunidad internacional.

no quedan espacios en el mercado para las organizaciones que funcionan como nichos, clanes o sectas, antes bien, el éxito de las nuevas instituciones dependerá de su incorporación a la nube y por ende de la apertura de todos los canales de interacción y del flujo constante de la mayor cantidad y calidad de datos posibles, de esta actitud dependerá la adaptación y la supervivencia de nuestros clientes y de nosotros mismos.

resta por discutir quien decide los mecanismos y criterios de censura y las consecuencias que ello tendrá sobre el rendimiento general y la consecución de los objetivos, cuando todos creen que el secreto organizacional funciona, la abrumadora energía del periódico de pasillo (tan institucionalizado) siempre deja al aparato operativo de las empresa muy por detrás de la dinámica de los grupos, o en el peor de los casos por detrás de la evolución de los clientes y el mercado

Anuncios
Todavía no hay comentarios

tu aporte me sería de gran utilidad

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: