Saltar al contenido.

neurogénesis y neuronas espejo… o el alma perdida?

cuántas veces hemos sido eco de las corrientes extremistas en el pasado reciente que se alzaban incuestionables en defensa de la ciencia pura? cuántos defensores del reduccionismo práctico hemos secundado aceptando su explicación del ser humano y su historia como simples relaciones observables? cuántas estadísticas apoyamos dando por ciertas sus tendencias?, cuántas veces hemos olvidado lo que somos? algo más que lo tangible, una red infinita de condiciones y estados que están muy lejos de ser estáticos, somos más que eso, más que polvo cósmico.

me planteo estas reflexiones, en el regocijo del reconocimiento que la comunidad científica internacional está otorgando a los hallazgos más recientes sobre el cerebro humano, la manera en que aprendemos, como nos relacionamos, como nos motivamos o superamos, e incluso, sobre nuestra capacidad instalada de adaptación, recuperación y mejora continua, un cuestionamiento generalizado ante las innegables evidencias y aportaciones recientes  que la neurociencia está haciendo en las últimas dos décadas.

esta misma semana el premio “príncipe de asturias” (españa), en investigación científica y técnica ha sido otorgado a tres investigadores cuyas aportaciones al campo del conocimiento va más allá de meras aportaciones; incluyen un avance de proporciones inestimables para gran cantidad de disciplinas científicas, médicas, sociales y educativas entre otras.

arturo alvarez-buylla y sus aportaciones sobre neurogénesis del cerebro, según el jurado: “identificó los mecanismos fundamentales inherentes a la neurogénesis y las células gliales como progenitoras de nuevas neuronas, así como la migración en cadena de estas últimas a diferentes zonas del cerebro. Abre asimismo nuevas pistas sobre el origen de los tumores cerebrales”.

joseph altman que desde los años 60 viene insistiendo sobre el concepto de la neurogénesis en adultos; y que solo ha sido reconocido hasta entrados los años 90, sus hallazgos permiten al jurado establecer que estos sugieren: “que las nuevas neuronas desempeñan un papel crucial en los procesos de la memoria y el aprendizaje. Este descubrimiento apoya el concepto de plasticidad cerebral”.

giacomo rizzolatti que ha revolucionado al mundo con su descripción y comprobación sobre las neuronas espejo, que permiten explicar la manera en que interactuamos con los demás, dando finalmente explicación a los procesos de imitación y empatía, y como su déficit podría ser responsable de varios síntomas del autismo, los problemas sociales, motores y de lenguaje. El jurado considera que: “descubrió las neuronas espejo, que se activan no sólo durante la ejecución de una acción, sino también durante la observación de la misma, y que proporcionan un marco adecuado para la comprensión de los mecanismos subyacentes a la empatía emocional, imitación, comunicación y nuestro comportamiento social”.

el marco conceptual y experimental que estos científicos nos heredan como evidencia de nuestras capacidades innatas, solo son el comienzo de un fascinante mundo de descubrimientos por venir, pero a mi juicio solo se refieren a la corroboración de muchas de las teorías de los grandes pensadores del siglo XIX y XX; una evidencia corroborada ahora que disponemos de los recursos y metodologías para su validación universal.

resulta cierto que la evolución nos ha dotado de un mecanismo de regeneración neuronal, un sistema de ajuste adaptativo que nos ha mantenido con la capacidad consciente para subsistir, la primera explicación de la ontogenia del comportamiento o como nos organizamos estructuralmente ante el entorno, las demandas y los cambios, y no solo eso, sino que también alude a la filogenia comportamental o el rastro genético de lo que compartimos con otras especies, posiblemente un nuevo reconocimiento al modelo estructural del adn de watson y crick.

nos embriaga aceptar el hecho de que el aprendizaje, la memoria y todas sus procesos, tengan explicación parcial o de manera general en el concepto de un cerebro adulto que cambia, se recompone y se adapta, que avanza y se reconstituye para preservar al más alto nivel su capacidad para incorporar y evocar información que garantice su supremacía, comenzamos a entender que la evolución nos ha dotado de un cerebro plástico y permeable, la idea de una capacidad límite comienza a desvanecerse, dando paso a la posibilidad del desarrollo del potencial humano, ya no como un anhelo poético, sino como una certidumbre empírica, quizá darwin y su teoría evolutiva estén más vigentes que nunca.

ahora es irrefutable que nuestro cerebro comparte mucho más de lo que pensábamos que nos diferenciaba de los demás, las neuronas espejo finalmente ubican en nuestro espacio formal las explicaciones de los procesos básicos por los que nos comunicamos, reaccionamos, adaptamos, organizamos, aprendemos, aceptamos, movilizamos, discriminamos, sentimos, percibimos y entendemos nuestro mundo social. El impacto de estas aportaciones al campo de las ciencias de la conducta, sociales, del aprendizaje y del campo psíquico nos acercan a los postulados primarios de escuelas como la de Jung y su propuesta del inconsciente colectivo, pero ya no desde una perspectiva determinista, sino desde la visión de un fundamento compartido y un potencial innato para asegurar nuestro bienestar, el hecho de que disponemos de manera gratuita de un código para asegurar nuestra adaptación y supervivencia social.

a mi juicio, y debo ser honesto que es solo un juicio… en todas las disciplinas y quehaceres de la conducta humana, los aportes de alvarez-buylla, altman y rizzolatti imprimen un nuevo impulso a la visión de una persona desde su potencialidad y no desde su limitación, el ser humano como un sistema que incluye un arsenal básico a disposición para funcionar eficientemente, la corroboración de que compartimos un software preinstalado sobre el que debemos ejecutar de manera constante las actualizaciones necesarias que nos liberen de virus o de la ineficiencia contextual.

más allá de que nos están brindando respuesta a gran cantidad de cuestiones sobre nosotros mismos, la certidumbre de nuestra capacidad para regenerarnos, que no estamos a merced de una ambiente hostil y antagónico porque contamos con un sistema adaptativo plástico y permeable, la evidencia de que compartimos una sabiduría genética para adaptarnos y sobrevivir ; nos abren un camino por recorrer hacia la validación de nuestro capacidad y potencial adaptativo, hacia nuestra individualidad como especie, y finalmente, aún más allá, alimenta mi intriga y ansiedad por saber:

que energía organiza todo el sistema? donde comienzan las diferencias? Que determina el carácter disfuncional o funcional de los procesos? para qué tal capacidad de adaptación? …? …? …? …? …? …? …? …? …? …?

será que estamos en el umbral del conocimiento de aquello que los romanos llamaron ánima, que en español significa alma?

Anuncios
Todavía no hay comentarios

tu aporte me sería de gran utilidad

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: