Saltar al contenido.

necesitas decidir?… pues no lo pienses… al final, la decisión más adecuada depende de la intuición

sí hubiese planteado con tal seguridad, la posibilidad de que la intuición es la base más adecuada para fundamentar nuestras decisiones y manejar la incertidumbre 10 años atrás, seguramente hubiese recibido como respuesta, en el mejor de los casos, la ex comunión general, amén de la respuesta más contundente de la comunidad intelectual y científica, que pregonaban como único mecanismo las teorías económicas del valor esperado, que para esa fecha habían sido reconocidas con diversos premios, incluso un nobel en economía.

la segunda mitad del siglo pasado coronaba de manera solemne la dinastía de la lógica y las probabilidades; unos sistemas plenos de algoritmos y cálculos infinitos, un método que nos entrenó en los listados comparativos, en las operaciones sustractivas, al de las ecuaciones donde x siempre es un producto despejado y en el que, nuestra incertidumbre solo podía manejarse en base a la ley del saldo positivo, por tanto, todos cuantos defendíamos la capacidad evolutiva instalada del ser humano, el poder genético de nuestro software evolutivo, nos convertimos en una secta ocultista de saberes esotéricos.

“la mente intuitiva es un regalo, la mente racional es un fiel sirviente.

hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el regalo”

albert einstein

los últimos 10 años, como hemos venido revisando, se han caracterizado por un avance vertiginoso de la neurociencia, una disciplina que se fundamenta en la tecnología para dar explicación a nuestros mecanismos de funcionamiento general como especie. las investigaciones neurocientíficas han arrojado más luz sobre la persona en las últimas dos décadas, que todo el compendio de conocimiento formal acumulado desde el medioevo hasta la fecha. los últimos hallazgos en esta área, abren de manera definitiva, las puertas hacia un método más humano y eficiente para manejar la incertidumbre, gestionar el cambio y ponen el acento perdido en el proceso de toma de decisiones.

en este campo de investigación debo resaltar la labor y los aporte de gerd gigerenzer, actual director del centro de la conducta adaptativa y cognición; también director del instituto max planck para el desarrollo humano en berlín. gigerenzer ha sido profesor de psicología de la universidad de chicago, ganó el premio aaas para el mejor trabajo en las ciencias del comportamiento, y es el autor de títulos como: “riesgos calculados: ¿cómo saber cuando los números te engañan”, la traducción al alemán de este libro que ganó el premio científico del año en 2002; también ha publicado dos libros académicos sobre la heurística: “heurística simple, que nos hace inteligentes” (con peter todd y el grupo de investigación abc), y un texto de obligada referencia: “la racionalidad limitada: la caja de herramientas adaptativa” (con reinhard selten, premio nobel de economía). recientemente gerd ha generado varios títulos de obligada consulta: decisiones instintivas: la inteligencia del inconsciente (2008), moral satisficing: rethinking moral behavior as bounded rationality (2010), individual decision making and the evolutionary roots of institutions (2010), towards competitive instead of biased testing of heuristics: a reply to hilbig and richter (2011).

pero cuales son los aportes de tales iniciativas en nuestra actividad diaria? cómo afecta este conocimiento los procesos personales, empresariales , comunitarios, y en general nuestra idea global sobre cómo, en base a qué, y cuál es el método más adecuado para decidir?

gigerenzer ha demostrado bajo experimentación científica que tomamos decisiones más adecuadas, en términos de éxito, cuanto menor cantidad de opciones debamos considerar, nuestro cerebro ha evolucionado para manejar una cantidad de información conscientemente limitada, a efecto de hacerlas procesables y garantizar nuestra supervivencia, por ejemplo; cuando debíamos decidir solo entre: enfrentarnos o huir del ataque de los depredadores, acampar al aire libre o refugiarnos en cuevas, emigrar siguiendo las lluvias o permanecer en nuestra aldea, recoger frutos o cazar según la estación, aparearnos o suprimir el impulso.

Las decisiones como señala haynes, están fundamentadas en un patrón cerebral que responde a nuestras necesidades de supervivencia, seguridad y reproducción y que las determina incluso 10 segundos antes de que tengamos consciencia de ello. la evolución ha desarrollado un sistema de almacenamiento, por el cual, disponemos de una base de datos comparativa que nos permite de manera rápida, eficiente y pertinente, generar una decisión movilizadora antes de la acción, un mecanismo adaptativo que nos permitía sobrevivir ya que preparaba al organismo para huir del peligro, antes incluso de que tuviéramos conciencia de lo que deberíamos hacer. La maquinaria de lo que Freud llamo inconsciente al servicio de la preservación, y por tanto un mecanismo que aún a la fecha determina nuestras respuestas desde un espacio que no obedece, al menos hasta el momento a la pura cognición consciente.

lo que considero en términos actuales “mindcloud”, dispone de la información acumulada por miles de años de evolución, en acuerdo a la propuesta de jung del inconsciente colectivo, más, las incorporaciones de la propia experiencia y el aprendizaje, que nos posibilita para tomar las decisiones, aún hoy en día, en base a criterios que en muchas ocasiones verbalizamos como: no sabe / no responde. acuño mi concepto de lo que denomino “mindcloud”, ya que hao referencia a un sistema de operaciones eléctricas interneuronales, que apoyadas en los hallazgos de ed boyden, activan patrones cerebrales (haynes), que generan de forma automática nuestras respuesta. este sistema vendría a constituir el asiento de los planos sobre los que se fundamenta la visión de la heurística de gigerenzer, entendida como la capacidad de un sistema para realizar de forma inmediata innovaciones positivas para sus fines. teorizo sobre un sistema neuronal interconectado que funciona eléctricamente por el cual, a los efectos de decidir se perciben los códigos e información externa, que son automáticamente comparados con los planos cerebrales registrados, y sobre cuya comparativa se puede duplicar, modificar o generar una nueva solución. el “mindcloud” lo concibo como un depósito inagotable de recursos neuronales que genera la respuesta adaptativa más adecuada.

la nueva evidencia científica, me impele a ratificar mi percepción del hombre como una maquinaria de alto desempeño, orientada al mayor rendimiento con el mínimo esfuerzo, con todas sus implicaciones, un conjunto de procesos que funcionan con el único objeto de garantizar su bienestar, equilibrio y supervivencia; esta regla básica de funcionamiento fundamenta los principios de gigerenzer de cognición heurística e ignorancia parcial, la primera que explica como inferimos para decidir en base a la creación, ideación e invención, y la segunda que muestra como a menor información y opciones, mayor es nuestro porcentaje de acierto al decidir, todo ello resume el constructo final de su teoría en lo que ha llamado reglas generales, decidimos lo que qué creemos, sentimos, pensamos, percibimos, aprendemos, incorporamos, registramos y mucho más, en base a un sistema de validación instalado en nuestro cerebro.

la definición clásica del término intuición me resulta, cuando menos reveladora, los romanos definieron como “intueri” dos tipos de acciones, primero la de proteger, allí descansa el origen de constructos jurídicos como el de tutor y tutelar, y una definición para la acción de mirar o contemplar desde la visión más literaria o poética. ya en nuestros registros morales se reconoció a la intuición como un mecanismo de protección, un sistema que evalúa de manera introspectiva las opciones a objeto de preservarnos. a lo largo de nuestra carrera evolutiva, nuestro cerebro ha desarrollado un avanzado sistema de procedimientos para protegernos utilizando los recursos que hemos incorporado a nuestra memoria colectiva.

resulta esclarecedor como durante los eventos del reciente maremoto de japón, el hecho de que la población general, reaccionara de forma tan eficiente ante la amenaza inminente de muerte y devastación, evitó que el número de víctimas mortales hubiese sido infinitamente mayor. qué funciono tan eficientemente? no solo la tecnología urbanística antisísmica; lo determinante ha sido la instalación de un nuevo patrón cerebral, que a través de la educación e información permitió que, ante la eventualidad de un evento desconocido en la realidad el cerebro tuviera registros que se activaron de manera inmediata, y que generaron una respuesta colectiva inconsciente (mindcloud) de protección, decidiendo entre la huída, el caos y la histeria o el resguardo, la organización y evacuación.

qué campos de aplicación tiene toda esta estructura de conocimientos? para qué nos sirve? en qué apoya a las disciplinas de intervención y desarrollo? cómo optimiza los sistemas de gestión empresarial? qué nuevas herramientas ofrece al individuo? miles de cuestiones comienzan a tener las primeras respuestas, unas por ratificación de las teorías clásicas y otras por incorporación del hallazgo científico. como muchos casos, el de japón es solo una muestra de lo que podemos hacer insertando al “mindcloud” nuevos patrones cerebrales. la potencia de teorías como la de goleman y su inteligencia emocional, encuentran evidencia de los mecanismos sobre los que descansan en la realidad experimental, potenciando la capacidad innata de directivos, empresarios y dirigentes a gestionar la toma de decisiones en condiciones menos estresantes y amenazadoras. la práctica privada del coaching y el counselling psicológico se potencian sobre la base del poder del individuo más allá de la práctica de la disertación de creencias y valores. la psicología clínica cimentará sus avances sobre memoria, motivación, aprendizaje, terapia sobre la aceptación de un patrón cerebral reconocible y modificable. los liderazgos se reorientarán por la consideración de los mapas colectivos inconscientes. las empresas y marcas estarán finalmente más cerca de la comprensión y por tanto de la oferta de un producto y sistema de atención que satisfaga las necesidades del cliente. la sociedad en general entenderá con más acierto las diferencias que nos reúnen. en general las decisiones que requerían de una eternidad se acercan más y más a la utopía de la temporalidad.

no alimentaré la inclusión por exclusión en ninguna de mis propuestas, antes bien, reconozco la importancia y pertinencia de todas las aportaciones hechas por el afán del conocimiento que nos mueve como conglomerado, a los efectos de mejorar nuestro sistema de bienestar, nuestra visión de conjunto y nuestra capacidad de adaptación. abrazo la idea de que cada una de las acciones científicas pretenden como objeto final exclusivo, reducir nuestro nivel de incertidumbre ante el mundo y sus interrogantes, intentan responder de la manera más clara y eficiente a las cuestiones sobre nuestro futuro adaptativo, y finalmente, persiguen reducir nuestra ansiedad ante lo desconocido, nuevo e inexplicable.

decidimos cada segundo de nuestra existencia, entre una camisa azul o una blanca, entre tomar el coche o el metro, entre leer el periódico o una revista, entre comer pollo o ternera, entre casarnos o no, entre tener hijos o no, entre un trabajo u otro, entre una ciudad u otra, entre una casa u otra, entre un estilo de vida u otro, entre una religión u otra, entre vivir o morir… tu cerebro se ha desarrollado de manera tal, que para evitar el colapso total del sistema, decide de manera intuitiva en base a razones inconscientes, a un mapa infinito de opciones que satisfacen patrones cerebrales, tu cerebro ha descartado previamente acciones fútiles, y está enfocado ferozmente en ser eficiente.

para cada decisión los hallazgos de gigerinzer muestran como el sentimiento y la emoción súbita impulsan la actuación, eso que llamamos intuición, y que en evidencia de la experimentación de haynes

 ocurre 10 segundos antes de que tengamos plena conciencia del hecho decidido, una de las descargas eléctricas descritas por boyden que visualizo conceptualmente en lo que he decidido acuñar como “mindcloud”

así que cuando decidas… recuerda que tu mindcloud hace 10 segundos que tomó la decisión final. 

Anuncios
Todavía no hay comentarios

tu aporte me sería de gran utilidad

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: