Saltar al contenido.

realmente podemos cambiar?

la imagen de un espiral en movimiento, esa que el negocio del entretenimiento tanto ha explotado para darnos la idea sobre el incomprensible inconsciente y los procesos hipnóticos, me resulta poderosamente gráfica para entender los procesos de cambio, la sensación óptica de un movimiento  que avanza hacia delante, una energía que se hace más intensa y frecuente a medida que su vértice genera en nosotros la ilusión centrípeta de poderío eterno.

sí reflexiono sobre nuestra historia evolutiva, en los cambios de la especie, no podría representarse de mejor manera, una tendencia lenta , abierta y difusa en el pasado, mientras más lejano más indiferenciado y débil, pero a medida que nos acercamos al presente, al mismo vértice de la espiral, la sensación de velocidad y atomización es inmensamente mayor, los cambios en la actualidad suceden a tal escala, ritmo e intensidad, que desafían constantemente la capacidad de mi equipo biológico, mantienen al límite el total disponible de procesamiento de mi sistema físico y minan constantemente el frágil punto de equilibrio de mi triunvirato existencial.

“en esta década la aparición de una nueva corriente de estudio está generando una serie de interesantes propuestas y evidencias en la  identificación de los mecanismos del desarrollo que dan origen a cambios evolutivos en los fenotipos de los individuos” (Hall, 2003). estamos cada vez más cerca de la comprensión de nuestra capacidad heredada para cambiar y adaptarnos. conocida popularmente como evo-devo,  la biología evolutiva del desarrollo (evolutionary developmental biology) está revolucionando el ambiente científico por su concepción de la evolución como cambios en los procesos de desarrollo, sirviéndose de los principios y evidencias de la biología y genética del desarrollo, la genética evolutiva, la sistemática, la morfología, la anatomía comparada, la paleontología y la ecología.

el punto de inflexión más importante de los últimos 30 años en esta área , ha sido  el descubrimiento de los genes homeóticos o genes hox, que están involucrados en el control de la expresión de otros grupos de genes durante el proceso de desarrollo embrionario y en la organización de los diferentes segmentos del cuerpo, en otras palabras controlan la morfogénesis de un animal, así como la diferenciación tisular, y por ende, organográfica, es decir, estos genes controlan dónde se van a formar los brazos, las piernas, el tórax, la cabeza, etc.; con asombro se ha determinado que los mismos genes homeóticos están presentes en casi todos los animales, desde la mosca hasta el humano (aranda, 1997; sampedro, 2002).

pero lo más extraordinario y que ha dejado perplejos a los investigadores es que tales genes no son exclusivos de la mosca drosophila sino que existen en todos los animales y en el ser humano. el orden de estos genes es siempre el mismo en todas las especies, a la izquierda los que especifican la cabeza, después los del tronco y a la derecha los del abdomen. Además se ha comprobado que son intercambiables entre especies. sampedro, 2002; visualiza el impacto de estos hallazgos de la siguiente manera: “Se trata en mi opinión, del conjunto de hechos más sorprendente y enigmático que la genética ha descubierto en toda su historia, porque revela que toda la deslumbrante diversidad animal de este planeta, desde los ácaros de la moqueta hasta los ministros de cultura pasando por los berberechos y los gusanos que les parasitan, no son más que ajustes menores de un meticuloso plan de diseño que la evolución inventó una sola vez, hace unos 600 millones de años. Y que, sin embargo, es tan eficaz y versátil que sirve para construir casi cualquier cosa que uno quiera imaginar, nada, corra, vuele o resuelva ecuaciones diferenciales. nadie, absolutamente nadie, se hubiera imaginado una cosa semejante hace 20 años, no digamos ya en tiempos de darwin.”

la evo-devo plantea el concepto de “caja de herramientas” (developmental-genetic toolkit), que consiste en genes cuyos productos controlan el desarrollo del organismo, un recurso genético que solo es una pequeña fracción de los genes en el genoma que está involucrada en el proceso de desarrollo, y sin embargo afectan el plan corporal, el número, la identidad y la organización de las partes del cuerpo, un dispositivo que reposa en nuestro arsenal, presto a apoyar nuestra adaptación, a través de cambios en nuestro configuración biológica de ser necesario. la pregunta esta sobre la validez de la selección natural no sobre nuestra capacidad para ajustarnos.

por otra parte tenemos movimientos sumamente controvertidos, pero que a la vez, han generado gran cantidad de información, propuestas y esquemas resolutivos sobre el cambio. en la teoría del caos se demuestra que dentro del desorden puede existir un orden y un patrón que siempre se repite en cualquier situación de desorden, tan explícito como la formación y situación de tormenta, el alcance y dirección de una onda de calor, las ondas que deja un río al fluir, tan sencillo como los programas de los salva pantallas infinitos de nuestros ordenadores.

en esta teoría  todas las ondas de la naturaleza se forman en base al caos; la observación y manipulación de estas ondas se ha traducido en modelos que han sido y están siendo empleados  para predecir  ondas de los precios, ondas mercado, ondas meteorológicas, ondas bursátiles, ondas geológicas, ondas sociales, ondas bioevolutivas, en fin, una gran cantidad de fenómenos aunque todavía está en estudio y poco desarrollada, pero por su carácter estrictamente formal es el fundamento de investigaciones y sistemas que nos resultan inexplicables.

la teoría del caos no es más que la  denominación popular de la rama de las matemáticas, física y otras ciencias exactas que trata ciertos tipos de sistemas dinámicos, imposibles de explicar y gestionar con las herramientas tradicionales, ya que las pequeñas variaciones se sus condiciones iniciales, pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro; complicando la predicción a largo plazo.

para los caóticos los sistemas tienden a un punto u órbita, lo que lorentz llamaba atractores. en tal sentido, un sistema estable tiende constantemente al mismo atractor, mientras el inestable escapa de él, y finalmente el sistema dinámico caótico que tiene la capacidad de exhibir ambas respuestas, tiende a un punto pero a la vez hay fuerzas que lo alejan de éste, en consecuencia el sistema permanece confinado en una zona de su espacio de estados, pero sin tender a un atractor fijo.

las posibles explicaciones del cambio desde esta teorización, residen en el continuo de los sistemas y sus tendencias, que van desde la rigidez y apego a una condición inicial exclusiva, hasta la orientación a evitarlo o alejarse, de tal suerte, que al menos en el caso de los sistemas caóticos, una mínima diferencia en esas condiciones hace que el sistema evolucione de manera totalmente distinta, por ejemplo lo que ocurre con el sistema solar, las placas tectónicas, los fluidos en régimen turbulento, los crecimientos demográficos, etc. la observación y análisis de estos escenarios ha facultado a los caóticos o movimiento del  tercer paradigma, para extrapolar sus conceptos y metodología experimental de estadística inferencial a modelos aleatorios que crean series caóticas predictivas, acercándonos a la comprensión de eventos presumiblemente caóticos en las ciencias sociales.

la teoría del caos ya no es en sí una teoría, tiene postulados, fórmulas y parámetros recientemente establecidos con aplicaciones en la meteorología, física cuántica, arquitectura, ciencias sociales y otras, aplicaciones con impactantes resultados como los obtenidos a finales del siglo 20, cuando los modelos estadísticos inferenciales desde el caos alcanzaron una precisión de entre 80 y 85% en predicción del clima en plazos de un día, ya actualmente es posible demostrar la confiabilidad de las predicciones específicas para periodos de hasta cinco días gracias a la densidad entre las órbitas periódicas de un sistema, y se han logrado algunos éxitos en la predicción de variaciones anormales de la temperatura y las lluvias para periodos de hasta 30 días.

en nuestro campo de acción, los mayores aportes para acercarnos a la realidad del cambio provienen de dos fuentes principalmente, la psicología del desarrollo y actualmente de la neurociencia. la primera de ellas, la psicología del desarrollo es una rama de la psicología centrada en los cambios conductuales y psicológicos de las personas desde su nacimiento hasta su muerte, considerando todo tipo de ambientes, describiéndolos y explicándolos en relación a la persona y su relación con los demás, con el objeto de predecir los comportamientos y optimizar el desarrollo.

básicamente los aportes de la psicología del desarrollo se concentran en tres áreas experimentales:

  1. cambios de la conducta
  2. cambios en la actividad psicológica.
  3. cambios en el cerebro

estas acciones han permitido a la psicología encontrar explicación al curso del desarrollo psíquico, social y neurológico desde una multiplicidad de enfoques teóricos desde varios enfoques; los conductistas y cognitivos que definen los cambios de conducta y el desarrollo del individuo como cuantitativo, multidireccional, abierto y flexible (pavlov, watson, skinner, hull, hayes, bandura). los humanistas y psicodinámicos que conciben el desarrollo como la superación de diversos estadios o etapas teniendo en cuenta la edad y siendo un cambio universal, cerrado, cualitativo y unidireccional (freud, erikson, pearls, maslow, rogers, deci); y finalmente los sociales cognitivos o socioculturales que apuntalan la importancia de la sociedad, la generación, el momento histórico y factores ambientales en la influencia del desarrollo de un individuo a lo largo de su vida ( baltes, smith, lipsit, bronfenbrenner,vygotsky, lewin, zimbardo)

especial mención debemos hacer a los aportes de la teoría psicogenética desarrollada por piaget y sus estudio del desarrollo del conocimiento de naturaleza biológica a partir de su relación con el desarrollo humano desde sus orígenes. la psicogénesis piagetiana, como se ha definido, se ha constituido en una de las teorías del movimiento y enfoque denominado constructivismo, que puede definirse en palabras de goodman (1991) como la historia de una idea o concepto que se ve influida y, por tanto, desarrollada constantemente por la actividad cognitiva de quien se apropia y construye.

la psicología del desarrollo desde cada unos de sus enfoques, ha generado el cuerpo teórico y experimental originario de todo el sistema que hasta la fecha empleamos para catalogar el proceso de transformación de la persona, nos facilita observar el continuo del desarrollo, fundamenta su conceptualización y definición, apoya las investigaciones y por ende enmarca sus hallazgos, y de manera importante y definitiva, nos provee de tecnologías y herramientas para la intervención.

finalmente no puedo dejar de incluir como base del cuerpo teórico y experimental de disciplinas que explican el cambio a la actual neurociencia; una corriente que aglutina cantidad de disciplinas que confluyen en el estudio de la estructura y la función química, farmacológica, patológica, conectiva y funcional del sistema nervioso central, y de cómo sus diferentes elementos interaccionan para originar la conducta. especiales e importantes aportaciones han hecho los neurocientíficos desde la observación y experimentación de la biología cerebral, todo ello gracias a la integración de múltiples disciplinas, desde lo puramente molecular hasta lo específicamente conductual y cognitivo.

la neurociencia se ha fusionado con la psicología para producir las evidencias más contundentes de la historia de las disciplinas humanas, evidencias experimentales sobre los procesos subyacentes a las funciones cerebrales y su expresión en forma de conductas o respuestas, que nos proporcionan una nueva manera de entender el cerebro, el mundo inconsciente, la conciencia, la conducta y los mecanismos del grupo social, evidencias que han cambiado y están cambiando la concepción actual que tenemos sobre procesos mentales implicados en el comportamiento y sus bases biológicas.

aportes como la neurogénesis cerebral de alvarez-buylla, la plasticidad cerebral de altman, el boom de las neuronas espejo de  rizzolatti, la expresión del conflicto cerebral a nivel somático de hammer – sabbah – levy y flèche, las bases neurológicas del amor romántico de helen fisher, la observación de los circuitos eléctricos cerebrales de ed boyden, las explicaciones de nuestros procesos intuitivos de gigerinzer, el impacto de los hallazgos del proceso de toma de decisiones de haynes, la descodificación del proceso evolutivo cerebral de brizendine, las evidencias sobre los recursos de adaptación y diferenciación cerebral humana de gazzaniga, la valoración de la capacidad constructiva cerebral de premack, las tendencias de ajuste cerebral de fine, las evidencias funcionales corticales de loftus, la inteligencia múltiple de owen y muchos más, todas ellas, son solo un pequeño vistazo al conjunto de múltiples aportaciones que están conmocionando el mundo científico, modificando los paradigmas sobre los que cimentamos nuestro concepto de las personas y por tanto generando una postura diametralmente opuesto sobre todo cuanto profesamos sobre nuestro desconocido cerebro para entonces.

porqué menciono y reviso tantas teorías? de que nos sirve tanta experimentación? que aportan los hallazgos? qué de nuevo hay en todo esto? cómo afecta mi ejercicio profesional?

mi respuesta a cada una de estas cuestiones siempre retumba en el paraíso de mis creencias, derrumba la pirámide de mis valores, pulveriza el suelo de mis paradigmas. “no toques el fuego sí no quieres quemarte” me decían mis padres, pero reconozco mi disfuncionalidad para aceptar patrones al tiempo que acepto mi gula por el alimento de la exploración, por ello cada aportación que me acerca a un entendimiento más cercano y cierto a la persona, a la realidad, a las opciones de crecimiento, a la trascendencia de maslow revive en mi la atracción infantil de acercarme al fuego para corroborar su esencia.

cuánto se pregona en los últimos tiempos sobre el cambio como una constante o como una necesidad en la existencia de las especies?, fundamentalmente disertan sobre la permanencia del homo sapiens como dueño de la cúspide piramidal de la evolución como premisa. sí tecleas en google la palabra change obtendrás alrededor de 3.618 millones de resultados, para el español cambio los resultados apuntarán a los 418 millones, es casi inimaginable todo cuanto se ha teorizado, investigado, traducido, propuesto, desarrollado y tecnificado sobre ello. por otra parte la oferta sobre procesos de cambio es casi tan infinita como resultados podemos obtener en google; cambio de valores, cambio de creencias, cambio de casa, cambio de pareja, cambio organizacional, cambio psicológico, cambio de nacionalidad, cambio político, cambio estructural, cambio de look, cambio profesional, cambio evolutivo, cambio de coche, cambio situacional, cambio tecnológico, cambio religioso, cambio hormonal, cambio físico, cambio estético, cambio de rumbo, cambio empresarial, cambio climático, cambio de sexo, etc., etc., etc.; escoge una, escoge solo un área de toda la existencia humana en la que el cambio no sea un terreno de discusión, o donde no se haya presentado una oferta de cambio.

la condición física básica del cambio es el movimiento… desde el big bang hasta nuestros días no hemos dejado de movernos, por tanto es fácil concluir que no hemos dejado de cambiar, ni nosotros, ni el resto de las especies, ni el entorno. la evo-devo nos desvela como disponemos de un kit de herramientas con diversos instrumentos llamados genes hox para asegurarnos la capacidad biológica adaptativa para mutar, transformarnos, movernos. el caos como base del origen, está en vías de poder predecir la dirección en que nuestras ondas evolutivas tienden a moverse, como el desorden es el único origen del deseado orden general. la psicología del desarrollo acepta que integramos un proceso cognitivo, mental, social y evolutivo en nuestra psique para facilitarnos el movimiento desde la concepción hasta la muerte. la neurociencia ha evidenciado experimentalmente como nuestro sistema de comando central localizado en el cerebro se regenera, modifica, registra, almacena, organiza, reacciona y comunica a objeto de impulsar nuestro movimiento.

y acercándome al fuego infántilmente para sentir su esencia, cuando reflexiono sobre el cambio, no lo veo como necesidad o constante, como amenaza o perturbador, como paralizante o mutilador, su intensidad me impele a concluir sobre él como una condición originaria, como un código genético, como una tendencia inherente a la existencia, como un proceso de comienzo a fin, como un comando fundamental. el cambio es movimiento, la razón de nuestra incesante búsqueda de equilibrio; detenerlo equivaldría a la paralizar la existencia.

cuando ejerzo mi práctica profesional, cuando discurro por mi propia línea de existencia, cuando interactúo con los demás, con el conocimiento, con la naturaleza, con mis ideas, con mi inconsciencia ya no me planteo como aceptar y gestionar el cambio, mi pregunta es contundente al intentar descubrir “como aceptar y gestionar la fantasía compartida de la utópica estabilidad?”

“así como se mueven y cambian las arenas del desierto, así soy mientras espero la muerte”

anónimo

Anuncios

tu aporte me sería de gran utilidad

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: