Saltar al contenido.

como hacer la pregunta potente / poderosa?

estaré especulando con este tema cómo se hace sobre la búsqueda del santo grial?,  o pretendo generar una gran confusión cómo la que existe sobre la autenticidad del manto de turín?… obviamente nada más lejos de mi intención, pero, la realidad es que sobre este tema en todas las esferas de apoyo e intervención, existe un convenio sobre el que debo confesarme cauteloso. regularmente todos convenimos en que lo importante es hacer la pregunta que promueva, motive, active, origine, genere, etc., etc.; el cambio, el darse cuenta, la iluminación, la idea, la reflexión, etc., etc.. ese momento en que la pregunta del facilitador y la reacción en la persona se encuentran, ese es el momento en el que replicamos el big bang, el inicio de toda la creación.

el sueño de todo coach, terapeuta, counsellor es tener la habilidad y la inteligencia, incluso la suerte de llegar en cada proceso y con cada persona, a hacer la pregunta potente / poderosa. lamentablemente con más de 20 años de ejercicio profesional, después de una intensa investigación bibliográfica, luego de conocer grandes gurús de la profesión, mi conclusión es que la tan ansiada pregunta poderosa / potente se encuentra en el tránsito entre la utopía y la distropía   de su existencia.

pero cómo entonces llegar a ella? como sabemos si nuestra hipótesis de trabajo es adecuada? cómo producir o al menos facilitar el cambio?

mi respetado y sabio terapeuta y supervisor por muchos años (a mi muy personal y sesgado juicio), pablo raydan, siempre contestaba a mi impulso ansioso por el objetivo evidente, ese que me ha perseguido siempre, que dejara al tiempo hacer su trabajo, que el trabajo de quiénes estamos en los quehaceres del apoyo y el desarrollo de las personas es como el de una gota de lluvia cuando debe generar una filtración en el tejado, no existe ninguna metáfora más maravillosa, gráfica y real. Somos esa minúscula porción que debe penetrar las potentes defensas de la señora en guardia, de nuestra amígdala, para que una vez burlada su pertinaz vigilancia seamos capaces de abrir los espacios a la iluminación, al fin de la sequía, al principio de la primavera, a la apertura a la reconciliación y el crecimiento.

Mientras más me involucro y apasiono por el mundo de la neurociencia, más respuestas encuentro a lo que durante por más de 20 años me resultaba casi un misterio, entiendo que cada persona es única e irrepetible, que las conexiones cerebrales son infinitas y con un amplio poder de re conexión, que cada surco o protuberancia del neocortex es tan individual como cada huella digital, que la evolución desde su origen más primigenio se resume en su cerebro, que cada persona  es absolutamente diferente y absolutamente idéntica en esencia.

cómo me arriesgo entonces a hacer alguna pregunta que deliberadamente desde mi ignorancia pudiere considerar que induce o facilita su éxito o toma de conciencia? cómo?  

cansado de recetas y pociones mágicas, prefiero siempre apelar a la evidencia, esa que proviene de los resultados de aplicación, de los hallazgos derivados de la rigurosidad del “método científico”, esa que gracias a los avances tecnológicos ha permitido a la neurociencia dar espacio y definición a las propuestas y teorías de maestros e incluso de la cultura popular, y más allá a las realidades y desafíos que enfrentamos en este presente asumiendo la realidad que cada vez menos podemos definir como futuro.

* la pregunta potente o poderosa no es suceptible de formulación literaria

* la pregunta poderosa no se origina en el coach, ni mentor, ni counsellor, ni terapeuta

* la pregunta potente no esta al servicio de la necesidad narcicista del profesional

* la pregunta poderosa no resulta de un análisis neurológico

* la pregunta potente no potencia, ni motiva, ni moviliza al cliente

mucho disconfort puede que ocasione con estas aseveraciones, las que puedo hacer con toda libertad y apego; que no es un dogma de fe; pero lo que sí me resulta cierto y contrastable con mi experiencia profesional   y la evidencia científica es que en la situación de apoyo o intervención con y de las personas, mi concentración deber dirigirse exclusivamente a resonar con los acordes y bajo la dirección del otro, que mi capacidad como gestor del bienestar se encuentra circunscrita al espacio que existe entre la comunicación cerebral de la situación profesional. la pregunta poderosa o potente, a mi muy personal juicio, no es más que la potente capacidad de resonancia emocional y cognitiva de la que disponga, no es más que el nivel de desempeño que tengamos para vaciarnos de nosotros mismos y llenarnos de la e-moción del otro.

pero de qué sirve este en la práctica con ejecutivos, empresas, organizaciones, comunidades y redes? de qué sirve tanta emocionalidad injustificada en un mundo meramente tecnológico?

sirve para poder generar los espacios por donde filtrar esa pequeña gota de lluvia que será capaz de fisurar el tejado; sirve para engañar a la gran amígdala; funciona para re activar la memoria, la motivación y la concentración en metas; es un lubricante perfecto en el proceso de formación y transformación de los surcos y prominencias del neocortex, alimenta la electricidad necesaria en el proceso conectivo de la red neuronal, es un salvoconducto para acceder a la intimidad más desconocida y poderosa de la persona.

* la pregunta poderosa proviene del silencio real en la sesión

* la pregunta potente se origina en el área de brocca y el lóbulo parietal donde viven las neuronas espejo

* la pregunta poderosa la susurra el cliente con los ojos y la boca abierta

* la pregunta potente divide el tiempo y antes y después en el proceso de apoyo o intervención

* la pregunta poderosa no tiene sintaxis académica, es un chispazo entre las neuronas del coachee/cliente y las del coach/interventor

en conclusión, a mi muy personal juicio, la pregunta potente o poderosa es una consecuencia de la total disponibilidad de coach para estar presto a resonar en la frecuencia de la persona, concentrando y matizando como un ecualizador digital los altos y bajos de su composición, afinando y potenciando su resolución final.

Anuncios
2 comentarios Escribe un comentario
  1. Anónimo #

    Cuando crees que hay una pregunta poderosa mantienes el silencio,miras al cliente y descubres que el esta respondiendo poderosamente a lo que NO has llegado a preguntar

    14/09/2011
    • gracias por tu reflexión… creo que hay una pregunta poderosa cuando tu nivel de conexión neuronal es el adecuado y puedes concebir y conceptuar el proceso del cliente desde su e-moción, esto es cuando la sinapsis conectiva entre ambos se encuentra en su nivel óptimo, y el silencio que puede venir de una diferenciación, o de un reflejo, o de una reflexión, o de una hipótesis, o de una visualización, o de una bifurcación, o de una pregunta, etc., etc., activa el motor de la modificación con la sorpresa, insigth, darse cuenta, momentum, etc., etc., no es un momento telepático (aún), es como señala de la osa, un momento de sinapsis entre coach y coachee, ¿cómo lo reconoces? lo reconoces por el resultado en los avances operacionales del cliente, lo reconoces en las verbalizaciones declarativas, en el establecimiento de objetivos más claros y factibles, en la consecución clara y efectiva de esos objetivos y finalmente en el incremento del bienestar del cliente y/u organización

      15/09/2011

tu aporte me sería de gran utilidad

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: